La trágica historia de la entrenadora que fue asesinada por una orca: “Nunca sabremos por qué sucedió”

Hasta su horrible muerte en 2010, Dawn Brancheau fue entrenadora de ballenas en SeaWorld en Orlando,

Florida. Aquel trabajo había sido su sueño desde la infancia, pero jamás pensó que su final llegaría tras el ataque de una orca a los 40 años.

La entrenadora fue arrastrada al agua tan rápidamente por Tilikum, una orca de 5,4 toneladas de peso, que nadie vio lo sucedido hasta que fue demasiado tarde. El animal no solo mató a la mujer, sino que la atacó violentamente e incluso se negó a liberar su cuerpo hasta horas después en ese fatídico día de febrero, 11 años atrás.

Cuando fue atacada por la orca que la mató, Dawn se encontraba recostada junto a ella fuera de la piscina

Cuando fue atacada por la orca que la mató, Dawn se encontraba recostada junto a ella fuera de la piscina

Su familia, que la había visto en espectáculos de ballenas y estaba admirada por sus logros, todavía está luchando por aceptar su muerte. “No creo que ninguno de nosotros olvide nunca dónde estábamos cuando escuchamos la devastadora noticia. Todos estábamos en estado de shock”, le dijo al Mirror su hermana, Debbie Frogameni. “Ese horrible día nos atormentará por siempre”.

Dawn siempre había sido una gran amante de los animales y había puesto todo su corazón en convertirse en entrenadora luego de su visita a SeaWorld Ohio en 1982, cuando todavía era una niña. Allí les preguntó a los profesionales cómo habían hecho para obtener ese trabajo, porque ella quería seguir la misma trayectoria. Incluso, a los 16 años, escribió al departamento de recursos humanos de SeaWorld para pedir más información sobre cómo podría conseguir un trabajo en el futuro.

Cuando terminó la secundaria, estudió psicología y comportamiento animal en la universidad y, cuando se graduó, pasó dos años trabajando con delfines en un parque en Nueva Jersey antes de conseguir su puesto en SeaWorld.

Dos años después de comenzar a trabajar en el parque de Orlando, Dawn cumplió su sueño infantil de convertirse en entrenadora de orcas. Rápidamente se volvió una de las estrellas del lugar: era clave para los espectáculos y su rostro fue puesto en vallas publicitarias.

Debbie cree que su hermana “alcanzó un nuevo nivel de felicidad” desde el momento en que comenzó a actuar con las ballenas y no había duda de cuánto amaba su trabajo.

Dawn trabajaba en el parque SeaWorld de Orlando, Florida
Dawn trabajaba en el parque SeaWorld de Orlando, Florida

De forma premonitoria, cuatro años antes de su trágica muerte, Dawn había hablado sobre los peligros de trabajar con orcas. Tenía una relación especial con Tilikum, pero conocía los riesgos asociados con este animal en particular debido al historial conocido de ataques a humanos. A pesar de su fuerte vínculo, incluso ella no se metía al agua con la orca; todos los entrenadores de SeaWorld lo tenían prohibido.

El hecho fatídico sucedió un día después de un espectáculo cuando Dawn estaba acostada fuera del agua con la cara junto a la de Tilikum, frotándose la cabeza. De pronto, fue arrastrada hacia dentro del estanque. En principio, se afirmó que había sido agarrada de su colita de pelo, pero luego hubo señales de que la orca la había tomado por el hombro.

John Hargrove, quien era un entrenador senior en Seaworld en el momento de la muerte de Dawn, dijo: “Nunca sabremos por qué Tilikum tomó la decisión de agarrar a Dawn y llevarla a la piscina. Él tenía una gran relación con ella y ella tenía una gran relación con él. Creo que él la amaba y sé que ella lo amaba a él”.

La mujer no solo se ahogó, sino que le fueron arrancados el brazo izquierdo y el cuero cabelludo. De manera escalofriante, la ballena cautiva mató a su entrenadora y luego se negó a soltar su cuerpo a pesar de los intentos de los otros entrenadores de distraerla con redes y comida. Después de 45 minutos, lograron llevar al animal a una piscina más pequeña, donde fue más fácil calmarlo, y finalmente liberó los restos de la entrenadora que tanto tiempo había pasado con él.

Tuvieron que pasar varias horas para que la orca liberara su cuerpo
Tuvieron que pasar varias horas para que la orca liberara su cuerpo

La muerte de Dawn se desarrolló de manera muy pública, lo que hizo que lo que ya era una tragedia devastadora fuera aún más desgarradora para su familia. En declaraciones a The Sun, Debbie dijo: “Constantemente veíamos fotos de ella y la gente daba sus opiniones sobre lo que sucedió, por qué sucedió y si los entrenadores deberían estar en el agua o las ballenas en cautiverio”. Pero la familia no quiso comentar sobre las prácticas de SeaWorld porque no tenían la experiencia y se dieron cuenta de que no traerían de vuelta a su ser querido.

Inspirados en la pasión por los animales de Dawn, su círculo íntimo buscó la forma de continuar con su legado. Un año después de su muerte, crearon la fundación Dawn Brancheau, una organización benéfica dedicada a mejorar la vida de los niños y animales necesitados.

Tras el violento episodio, Tilikum fue enviado a pasar la mayor parte de sus días a una piscina casi sin contacto con el público. Murió en el parque de Florida en enero de 2017.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *